Viernes, 19 abril 2024
  • Clima
    15° C
  • Clima
    15° C
EL VALOR DE LA EDUCACIÓN
18/03/2024
Armando Mansilla, el abuelo que era obligado a trabajar y quiso aprender a leer y escribir
Armando Mansilla, el abuelo que era obligado a trabajar y quiso aprender a leer y escribir
El octogenario falleció ya, y su explotadora fue sentenciada por someterlo a extenuantes jornadas laborales. El periodista Guillermo Troncoso nos trae un relato de los últimos días de Don Armando, quien pudo lograr en corto tiempo lo que no lo dejaron toda su vida anterior.
(Por Guillermo Troncoso) Armando Mansilla fue rescatado de la calle cuando meses antes de morir era obligado a vender caramelos en la Rotonda de Alpargatas. Con 83 años, no conocía lo que eran los sábados y domingos, sin embargo la empatía de una buena persona le permitió ver la luz en los contextos más oscuros. 

Con lluvia, frio, padecía cada hora de su vida, trabajaba día tras día, sin pausas. Pero la bonhomía de una familia de bien le permitió transitar sus últimos meses de vida rodeado de afecto y contención. A punto tal que Don Armando quiso aprender a leer y escribir y lo logró.

MIRÁ TAMBIÉN:
Nació una beba en la Estación Moreno con ayuda de personal del Tren Sarmiento

El abuelo se resguardó en el valor de la educación para, sin saberlo, dejar un ejemplo basado en que cuando hay voluntad siempre se puede progresar, fue así que logró alfabetizarse y plasmar en cuadernos un logro inconmensurable: Escribir su propio nombre y con sus más de ocho décadas de vida; poder leer y escribir; un derecho humano inalienable a cualquier persona.

Las hojas de tareas de Don Armando Mansilla.

Don Armando tenía miedo, sus últimos años de vida, era obligado a vender caramelos; vivía con temor; quizás como una metáfora de los tiempos en los que vivimos donde en lugar de respetar a nuestros adultos mayores; las afrentas y descalificaciones son el denominador común. Todo se supo en el juicio que semanas atrás llevó adelante el Tribunal Oral N° 1 de Quilmes que condenó a una mujer a 6 años de prisión por “reducción a la servidumbre; ella era quien lo presionaba y explotaba a diario.

Don Armando con sus 83 años era “el abuelo de los caramelos”; así lo llamaban los que lo veían en el amanecer de cada jornada y contemplando la caída del sol en inmediaciones de las estaciones de tren.

MIRÁ TAMBIÉN:
Feria Emprender: Artesanías de calidad, de manos berazateguenses


Pero ese destino esquivo cambió cuando fue rescatado de la calle. Sus últimos días estuvieron signados por la felicidad, a punto tal que logró recuperar su autoestima y aprendió a leer y escribir; hizo adornos con mimbre; cada día hacía sus tareas, tenía avidez por adquirir conocimientos y así trazó sus primeros palotes.

Sin saberlo, pero con la sapiencia de los que peinan canas, Don Armando nos enseñó a todos los que pudimos conocer una pequeña porción de su historia de vida que el conocimiento es el motor para vivir o encontrar un motivo para salir adelante; aún en las realidades más hostiles.

“Debe entenderse que todos somos educadores. Cada acto de nuestra vida cotidiana tiene implicancias, a veces significativas. Procuremos entonces enseñar con el ejemplo”. Esta frase la dijo en 1995, en una conferencia en la Universidad de Tel Aviv, Israel, el ilustre René Favaloro. Quizás estas líneas sean aplicables a esa familia anónima que le tendió una mano a Don Armando y le brindó felicidad y amor en sus últimos días de vida; demostrando que la empatía y el saber son valores que trascienden a los hombres y los tiempos.

 
NOTICIAS DE INTERÉS
OPCIONES
COMPARTIR
TRANSFERIR
Escanea el código QR con tu móvil para visualizar la noticia.

Ampliar
Quilmes Compra Publicaciones Quilmes Compra Publicaciones
PODAS EL SENSEI
Quilmes Compra Publicaciones
Narrow
Quilmes Compra Publicaciones
Gramaje Soluciones Gráficas