Jueves, 20 enero 2022
  • Clima
    15° C
  • Clima
    15° C
HISTORIAS DE VIDA QUE INSPIRAN
31/12/2021
Quilmes: Una abuela cumplió 100 años y mantiene su espíritu alegre y lleno de fe
Quilmes: Una abuela cumplió 100 años y mantiene su espíritu alegre y lleno de fe
Una mujer firme, que nunca se quejó, y siempre positiva. Hizo frente a la vida con alegría y entusiasmo, y a sus 100, aún vive en su casa de Quilmes Oeste y sigue contagiando fe y esperanza en sus allegados.
La vecina quilmeña Lidia Amanda Colombo cumplió el pasado 25 de diciembre 100 años, oportunidad en que los familiares organizaron un gran agasajo para celebrar una vida llena de alegrías, amor y relaciones.

La “abuela Lidia” nació en 1921, en el barrio capitalino de Floresta. Fueron 11 hermanos, de los cuales ella fue la menor, de manera que al nacer, sus dos hermanos mayores ya estaban casados y la mayor tenía un hijo.  

Sus padres trabajaban como comerciantes; eran dueños de un corralón de materiales. Ella como menor y mujer, ayudaba mucho en la casa no obstante lo cual sus padres –todos unos adelantados para la época- querían que estudiara. Fue a la escuela primaria estatal de ese barrio capitalino, “República de México”, donde recibió muy buena educación. También estudió contabilidad y taquidactilografía.

Sus padres vinieron muy jóvenes al país de la alta Italia, ella del Piamonte y él de Calabria, y se conocieron acá. Sus tíos paternos también estaban en Argentina y todos iban a la iglesia evangélica.

Fue entre los bancos de iglesia donde Lidia conoció al joven que robó su corazón y luego fue su esposo: Martín Noya. Se casaron esperando vivir en Capital, ya  que él era de Floresta también. Trabajaba como pedicuro, pero se enfermó y optaron por una vida más tranquila en lo que en ese entonces era una floreciente ciudad del Sur: Quilmes.

Por ese entonces la Cervecería Quilmes estaba en su auge y tomaba trabajadores. Su cuñado ya trabajaba allí, y él se acomodó como pañolero en el taller. Luego también pudo ejercer su profesión como pedicuro en el Sindicato Cervecero, sito en calle Olavarría y las vías del ferrocarril Roca. Lidia y Martín tuvieron 3 hijos: Inés, Hugo y Mabel. 

PENSAR EN LOS DEMÁS
Justamente Inés destacó que “siempre fue una mujer esforzada, dispuesta al sacrificio personal en bien de los otros; siempre enseñando respeto y consideración por el prójimo. Su fe la sostuvo en situaciones muy difíciles y nunca perdió la esperanza ni el deseo de servir”.



“Ella piensa en función de los demás. Recuerdo que cuando chicos nos advertía sobre respetar a los vecinos, por ejemplo, a la hora de la siesta; a ayudar a los necesitados. Una mujer sin quejas ni reproches. Sabía y aún hoy lo hace,  administrar los recursos de maravillas. ¡Nos cosía trajes sacados de figurines, como la revista alemana Burda! ¡Cocinaba la mejor comida italiana!”, evocó con alegría.

“Cuando enviudó, desde el primer momento agradeció a Dios por el tiempo juntos y la familia construida por su gracia.  Y se dedicó de lleno a hijos y nietos (9). Aún teniendo un lugar especial para ella en casa de sus hijos, ella prefiere vivir en su casa. Gracias a Dios con un familiar que nos da tranquilidad, sobre todo por las noches”. 

“Todos los días habla con nosotros y con amigas. Se interesa por la salud y progresos de los jóvenes y familias conocidas. Se maneja sola para sus necesidades básicas, y aunque oye poco y ve casi nada, nadie lo advertiría”.

“La clave de su vida llena de vida es el corazón agradecido, la actitud positiva y sin quejas frente a lo que toque y su fe inconmovible en Jesús, con quien espera ir a vivir eternamente en breve”, finalizó su hija Inés.
NOTICIAS DE INTERÉS
OPCIONES
COMPARTIR
TRANSFERIR
Escanea el código QR con tu móvil para visualizar la noticia.

Ampliar
Quilmes Compra Publicaciones Quilmes Compra Publicaciones
Óptica Universo Visual
Quilmes Compra Publicaciones
Herrajes CM
Quilmes Compra Publicaciones
Feria de las medias