BIENESTAR
12/08/2019
La obesidad infantil pone en riesgo al corazón del niño
La obesidad infantil pone en riesgo al corazón del niño
Una de las caras más preocupantes de la epidemia de obesidad es su alarmante avance en la infancia, una «bomba de tiempo» que hipoteca la salud futura de chicos y chicas.
Por eso, en la semana que se celebra el Día del Niño, desde la Federación Argentina de Cardiología (FAC) lanzan una campaña orientada a que las familias, la escuela y los profesionales de la salud promuevan un cambio de hábitos para mejorar la alimentación e impulsar la actividad física.

La iniciativa, que se prolongará hasta el 21 de agosto, podrá seguirse a través del sitio corazonessaludables.com.ar. Los mensajes en las redes sociales irán acompañados de hashtags enfocados en los mensajes clave: #mueveteniño y #coméricoysano.

«Hablar del corazón de los chicos es hablar, sobre todo, de cómo se alimentan y se mantienen físicamente activos a través del juego, porque la dieta basada en comida chatarra y productos industrializados junto con hábitos sedentarios están instalando los factores de riesgo que determinarán la salud cardiovascular de la población en el futuro», advirtió Jorge Camilletti, presidente de la FAC.

En Argentina, un tercio de los niños y niñas empiezan primer grado excedidos de peso. Y al terminar el ciclo, la proporción se agranda: la mitad presenta sobrepeso u obesidad, según mostró un estudio realizado entre 2012 y 2017 por el Programa Nacional de Salud Escolar (Prosane), que midió las variaciones antropométricas de casi 11 mil chicos del país.

La FAC recordó que el 44% de los casos de diabetes, el 23% de las cardiopatías isquémicas y buena parte del resto de las enfermedades no transmisibles, incluyendo algunos tipos de cáncer, son atribuidos «directamente» a los trastornos metabólicos causados por la obesidad y el sobrepeso, que en la Argentina afecta a más del 60% de la población adulta.

HÁBITOS SALUDABLES
«La principal estrategia tiene que pasar por la motivación de los chicos, sobre todo para la actividad física, y eso sólo se logra inculcando hábitos sencillos de fortalecimiento de su autoestima y su sentimiento de seguridad. Todo lo que los haga soltar las tablets y los celulares y evitar el aislamiento», enfatizó la cardióloga y cirujana infantil Sandra Romero.

«Por eso proponemos una campaña de lucha contra la obesidad con el propósito de cuidar nuestro corazón, instando a las familias a llevar una dieta saludable, abundante en fibras, vegetales, frutas, cereales y lácteos descremados, evitando productos procesados, altos en sodio y grasas saturadas, y dejando de lado los azúcares simples refinados, como las harinas», manifestaron desde la FAC.

"Es evidente que no estamos encontrando estrategias eficaces para promover una mejor alimentación, porque la obesidad sigue aumentando a niveles alarmantes en todo el mundo", lamenta el médico cardiólogo Esteban Larronde, que en el marco de la campaña visitó un jardín de infantes en Chos Malal, Neuquén, donde dialogó con niños y niñas sobre alimentación saludable y actividad física.

LA SALUD EN EL JUEGO
Dejar que los chicos jueguen es más importante que ponerlos a "hacer ejercicio", dice. Asimismo, destaca que el problema central está en el consumo de productos industrializados: comida chatarra, gaseosas y bebidas azucaradas, galletitas, snacks y demás, que nuestra cultura, a través de la publicidad y otros medios, parece haber convertido en la única dieta "socialmente aceptada".

"Si no hay consumo de frutas y verduras, el niño no recibe los nutrientes que necesita para su desarrollo aunque esté sobrealimentado", añade Alejandro Amarilla, ex presidente de la Sociedad de Cardiología de Corrientes. Con respecto a la actividad física, "es importante mantener una conducta de movimiento durante todo el día donde los adultos sean quienes den el ejemplo, menos de dos horas diarias de pantalla y entre 8 y 11 horas de sueño para descansar adecuadamente".

EVITAR EL SEDENTARISMO
Paula Quiroga, cardióloga especialista en rehabilitación cardiovascular, advierte que «el sedentarismo en esta edad afecta al desarrollo de los sistemas energéticos, que son los responsables de que el organismo tenga una buena metabolización, y si el músculo no tiene un buen desarrollo no va a poder utilizar los combustibles que le requiere un entrenamiento, por eso afecta a la capacidad física durante toda la vida". Esta situación incrementa notablemente el riesgo cardiovascular, y muchas veces es el único antecedente que se encuentra en casos de infarto precoz, alrededor de los 30 años.

"Si bien todas las escuelas cuentan con horas de actividad física, en general no suele ser suficiente", afirma, por lo que recomienda a los padres promover el ejercicio y la práctica deportiva.

Dado que la obesidad suele ser un tema que genera discriminación y dificulta la integración, en el marco de la campaña la FAC convocó al especialista en psicomotricidad Mauro Dangelo Martínez, quien destacó la importancia de la actividad deportiva y el ejercicio en niños y niñas con trastornos del espectro autista (TEA). Es "terapéutico pero también preventivo de las altas tasas de obesidad infantil y en adultos, a las que las personas con TEA no están ajenas, sobre todo porque muchas de ellas están institucionalizadas o están en lugares con pocas posibilidades de contar con esparcimiento al aire libre o practicar algún deporte".

Como en las ediciones anteriores de esta Campaña Nacional Anual, los especialistas de la FAC manifestaron la necesidad de políticas públicas para promover este necesario cambio de hábitos y de colaborar en ellas, y remarcaron la responsabilidad de los adultos de brindarles a los chicos la contención y el afecto imprescindibles para su sano desarrollo, de escucharlos en sus necesidades y de actuar de "filtro" respecto del estrés y las presiones propias del mundo adulto. 
 
Perspectiva Sur Av. Mitre 815 Quilmes (1878), Buenos Aires. Argentina Tel. +54 (11) 4257-1182
Perspectiva Sur Todos los derechos Reservados 2004-2019
Imprimir