Miércoles, 11 diciembre 2019
  • Clima
    15° C
  • Clima
    15° C
BIENESTAR
25/11/2019
Beber agua mejora el humor y reduce la tensión
Beber agua mejora el humor y reduce la tensión
Un estudio precisó que si bien los beneficios del agua ya se habían demostrado en la tersura de la piel y el control del peso corporal, por ejemplo, poco se sabía acerca de cómo la deshidratación afecta el estado de ánimo.
Hay una serie de rutinas que los médicos nos recomiendan realizar a menudo. Entre ellas, una de las más importantes es beber agua a diario (al menos un litro y medio), puesto que es beneficioso para nuestra salud. Pero ¿te paraste a pensar alguna vez que, además de beneficiar a tu cuerpo, la ingesta diaria de agua te puede beneficiar también en otras áreas de tu vida? Actualmente existen evidencias científicas que demuestran que el agua también mejora tu estado de ánimo.

El agua tiene multitud de ventajas para nuestro organismo: alivia la fatiga, ayuda en la digestión, regula la temperatura, mejora las migrañas, ayuda a perder peso, mantiene la piel sana, ayuda a la concentración de los más jóvenes, mejora el sistema inmunológico y ahora, además, también sabemos que mejora el estado anímico.

Un estudio comprobó que la deshidratación leve repercute específicamente en el estado de ánimo, por lo que beber más agua mejora el humor, reduce la tensión, aumenta la calma y las 'sensaciones positivas' de felicidad.
Siempre se hizo hincapié en el rol del agua a nivel celular, renal o digestivo, su participación para regular la temperatura corporal y eliminar toxinas, pero la gente, en líneas generales, ignora los beneficios que el agua aporta sobre las funciones cognitivas como concentración, memoria o estado de ánimo explican desde la Asociación Argentina de Nutricionistas (Aadynd).

Sabemos que tensión, dificultad para la concentración, fatiga y mal humor pueden ser síntomas de deshidratación, pero son sencillamente prevenibles o reversibles bebiendo más agua.
Sobre la cantidad de agua que debe ingerirse por día se recordó que las nuevas Guías Alimentarias para la Población Argentina recomiendan ocho vasos.

Sin embargo es importante considerar que en días de elevadas temperaturas la pérdida de líquido a través de la sudoración es mayor a la del resto del año y la realización de actividad física también acelera el principio de deshidratación, por lo que es recomendable incrementar la ingesta de líquido para compensar las pérdidas adicionales.

Los tres grupos con mayor riesgo de deshidratación son los bebés, ante cuadros de vómitos y diarreas; los niños, que tienen menor percepción de la sed cuando están activos; y los adultos mayores, que presentan alteraciones en el mecanismo de la sed y, en ocasiones, dificultad en la deglución.

Un cuarto grupo que requiere mayor aporte de agua son las embarazadas y madres en período de lactancia, y como el sabor juega un rol importante, si se elige una bebida saborizada deben priorizarse aquellas con menos aporte calórico.

INVESTIGACIÓN DE PROSS
Con respecto a la investigación de Pross, un estudio previo ya había demostrado que en los adultos el consumo de agua tenía un efecto positivo inmediato en el estado de ánimo, y otro análisis había arrojado que la ingesta de hasta medio litro tenía efectos beneficiosos sobre las escalas de la felicidad, en comparación con un grupo control.
Pero la investigación más reciente, liderada por Pross, evaluó el efecto en el estado de ánimo y las sensaciones fisiológicas como resultado de un cambio en el consumo de agua en dos grupos con diferentes hábitos de hidratación (de baja y elevada ingesta), y se observó que quienes incorporaban menos cantidad experimentaban efectos positivos significativos cuando incrementaban el consumo.

Las personas que participaron del estudio refirieron tener menos fatiga, confusión, somnolencia y menos sed, mientras que aquellos que consumían mayor cantidad de agua y redujeron su ingesta habitual presentaron impactos negativos en su humor, sed, impaciencia y en general menos sentimientos positivos.

Los resultados de la investigación sugieren que un aumento o disminución en la ingesta de agua habitual mejora o empeora el estado de ánimo y sensaciones respectivamente, dependiendo de los hábitos de consumo habituales de cada individuo.

Para beber más agua por día, las especialistas recomendaron tener siempre una botella o vaso al alcance de la mano, nunca esperar a tener sed -sino hidratarse a lo largo de la jornada-, empezar y terminar el día con un vaso de agua y prestar atención al color de la orina: si es totalmente transparente o con un poco de color quiere decir que el nivel de hidratación es óptimo.

¿CÓMO PODEMOS FOMENTAR LA INGESTA DE AGUA?
Ya sabemos que una ingesta regular de agua es buena tanto para nuestra salud como para nuestro estado anímico, así que, ¿por qué no ofrecer facilidades para proporcionar agua potable en espacios públicos, escuelas o lugares de trabajo?

Tener una botella de agua siempre a mano en las mesas de estudio, en el despacho, en tu puesto de trabajo o en la mesita de noche es fundamental para mantenerte hidratado y feliz. Como adultos, podemos ser conscientes de esto y cambiar nuestros hábitos, pero los niños necesitan un poco más de ayuda por nuestra parte. Inculcarles este hábito desde la infancia hará que crezcan más sanos, con menos estrés y con un mejor estado de ánimo.

 
NOTICIAS DE INTERÉS
OPCIONES
COMPARTIR
TRANSFERIR
Escanea el código QR con tu móvil para visualizar la noticia.

Ampliar
WeekON Publicaciones WeekON Publicaciones
La Casa de los Mil Repuestos
WeekON Publicaciones
Tabaquería Fénix
WeekON Publicaciones
Baltimore Bar