Martes, 16 octubre 2018
  • Clima
    21° C
  • Clima
    21° C
WEEK ON
20/09/2018
La primavera despierta emociones
La primavera despierta emociones
La primavera ya llegó y, a cada uno le influye de una manera diferente. Trae implícita un estado de euforia y alegría, ya que la gente se siente con mejor estado de ánimo, con más energía y con una mayor vitalidad que en el resto del año.
La primavera es una época de cambios. Tras el largo invierno, los animales despiertan de su letargo invernal y las plantas vuelven a recuperar sus hojas, sus flores, sus colores y su aspecto más característico. Los días son más largos y cada día que pasa hay más horas de luz. Las temperaturas se hacen más suaves, aunque los días de cálido sol se alternan con otros de lluvia y frío, que recuerdan al invierno cercano. La naturaleza renace y se muestra en todo su esplendor y vitalidad.

También para las personas la primavera es un momento de cambio y de despertar a la vida. Todo invita a disfrutar de la naturaleza y el aire libre, de nuestra propia vitalidad y de los sentidos. Pero también nos enfrentamos al incremento de la inestabilidad emocional que todo cambio lleva consigo. Por eso, la primavera se asocia a la juventud, vital e inestable.

¿Y qué ocurre con nuestro estado de ánimo? ¿De qué manera nos afectan estos cambios externos? ¿Qué repercusiones tienen en nuestras sensaciones y emociones?



El aumento paulatino de horas de sol hace que nuestro  cerebro segregue más serotonina, sustancia relacionada con los estados de ánimo positivos. Además, la luz del sol tiene en nuestro cerebro un efecto regulador de los ciclos de sueño y vigilia a través de una sustancia denominada melatonina. Al alargarse los días nos sentimos con más energía y con más ánimo para realizar un mayor número de actividades y necesitamos menos horas de sueño para sentirnos descansados. También nuestro metabolismo se ve afectado en esta época: al estar activos más tiempo nuestro cuerpo nos pide comidas más ligeras que nos permitan mantener el ritmo que exigen nuestras actividades, pero, a la vez, un número mayor de comidas que nos permitan compensar el mayor gasto de energía. 

Con el aumento de las temperaturas cambia la manera en que nos vestimos.  A medida que nos vamos adentrando en la nueva estación, vamos dejando al descubierto un mayor porcentaje de piel, lo que genera un estímulo que está directamente relacionado con el aumento de la líbido. Es una situación acorde con el despertar de la vida que vive la naturaleza. Este hecho, unido al buen humor y al aumento de las actividades diarias, hace que relacionemos esta época con el amor y la pasión.

Sin embargo, no todos son efectos positivos ni todo el mundo vive la primavera de la misma manera. Los cambios pueden hacer que nos sintamos desconcertados, más cansados, tristes y que nos sea más difícil adaptarnos a la rutina, concentrarnos en la tarea o conciliar el sueño. Estos síntomas responden a la llamada "Astenia Primaveral", que se caracteriza por una sensación de debilidad física y mental que puede llegar a bloquearnos. Además, los cambios bruscos en la meteorología que caracterizan a esta época pueden hacer que nuestro estado de ánimo fluctúe más y de una manera más intensa.

 Y si, como comentábamos al inicio, la primavera es la época del renacer, ¿cómo podemos hacer que éste saque lo mejor de nosotros?

- Realizá actividades suaves y ejercicios moderado para adaptar el cuerpo al calor y vencer la apatía. Si son al aire libre mucho mejor. 

- Seguí una dieta sana y equilibrada, rica en verduras, frutas y cereales. Empezá el día con un buen desayuno y terminalo con una cena ligera.

- Mantené una rutina regular en las horas de sueño. 

-  Aprovechá el aumento de energía y de horas de luz para dedicarte tiempo a vos mismo.

-  Planeá actividades al aire libre y volvé a conectar con la naturaleza.

-    Aumentá el consumo de frutas y jugos como fuente de energía.

-    Hacé una lista de "Ilusiones de primavera", parémonos a pensar cosas que nos gustaría hacer para aprovechar la estación es el primer paso para lograr realizarlas.

-    Retomá el contacto con personas de las que te hayas podido alejar durante el invierno. 

- Dosificá tus energías, ve aumentando la actividad de manera paulatina.

- Mantené las rutinas lo más estables posible, horas de comer y acostarte. Los cambios que vayas a realizar, hacelos poco a poco.
NOTICIAS DE INTERÉS
OPCIONES
COMPARTIR
TRANSFERIR
Escanea el código QR con tu móvil para visualizar la noticia.

Ampliar
WeekON Publicaciones WeekON Publicaciones
Tornadore
WeekON Publicaciones
Tabaquería Fénix
WeekON Publicaciones
Inmobiliaria Pereira e hijo