Martes, 16 octubre 2018
  • Clima
    22° C
  • Clima
    22° C
BIENESTAR
16/07/2018
Consejos para que los niños consuman menos sodio
Consejos para que los niños consuman menos sodio
El sodio es un nutriente esencial, necesario para el mantenimiento del volumen plasmático, de los impulsos nerviosos, del equilibrio ácido-base y de la función celular normal. Sin embargo, solo pequeñas cantidades de sodio son necesarias para llevar a cabo todas estas funciones.
El sodio se encuentra naturalmente en una gran cantidad de alimentos, tales como leche, carne y mariscos, pero también se encuentra en grandes cantidades en alimentos procesados como panes, galletitas y snacks.

Aunque el mínimo nivel de ingesta necesario para una función corporal adecuada no está bien definido, se estima entre 200 y 500 mg/día.

En individuos sanos, casi el 100% del sodio ingerido en la dieta es absorbido durante la digestión, siendo la excreción urinaria el principal mecanismo para mantener el balance de sodio en el cuerpo.¬

CONFUSIÓN ENTRE SODIO Y SAL
Como el sodio es principalmente consumido como sal, las palabras "sodio" y "sal" se suelen usar indistintamente, pero no significan lo mismo. El sodio es uno de los elementos químicos que componen la sal. La sal de mesa (cloruro de sodio) es un compuesto que abunda en la naturaleza y que se utiliza para dar sabor y preservar los alimentos. Cada gramo de sal aporta un 40% de sodio y un 60% de cloro.

Como algunas recomendaciones de ingesta máxima diaria hablan de sal y otras de sodio, suele haber confusiones al respecto. A modo de ejemplo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda reducir la ingesta de sodio por debajo de los dos gramos diarios, lo que equivaldría a cinco gramos diarios de sal.

Tanto las nuevas Guías Dietéticas de los Estados Unidos (2015-2020) como la Asociación Americana del Corazón y la Academia Americana de Pediatría, coinciden en que la recomendación diaria máxima de ingesta de sodio en niños sanos es la siguiente:

* Niños de 1 a 3 años   menos de 1.500 mg

* Niños de 4 a 8 años   menos de 1.900 mg

* Niños de 9 a 13 años  menos de 2.200 mg

* Niños de 14 a 18 años menos de 2.300 mg

Aquellos niños con hipertensión, diabetes o enfermedad renal deben tener una mayor restricción de sodio (menos de 1.500 mg/día).

DOS VECES MÁS
En el mundo se consume mucho más sodio que el necesario para la actividad fisiológica, siendo los alimentos la principal fuente de exposición diaria. El consumo medio de sodio en los niños y adolescentes de Estados Unidos (8 a 18 años) es tan alto como el de los adultos, siendo en promedio de 3.387 mg por día. La ingesta de sodio en este grupo etario aumenta con la edad y el consumo es mayor en los varones que en las mujeres.

Las guías alimentarias para la población argentina señalan que en el país se consumen en promedio 11,2 gramos de sal diarios por persona, duplicando las recomendaciones actuales.

Una ingesta muy elevada de sodio se ha asociado con diversas enfermedades no transmisibles como la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares y los accidentes cerebrovasculares, por lo que disminuir el consumo de sodio podría reducir la tensión arterial y el riesgo de dichas patologías.

La presión arterial elevada en la niñez predispone a la hipertensión en la edad adulta y está asociada con el desarrollo temprano de enfermedades cardiovasculares. Tanto el sobrepeso/obesidad como el alto consumo de sodio se reconocen como factores de riesgo de hipertensión en niños.

Los resultados de un metaanálisis de 10 ensayos aleatorizados controlados demuestran que una modesta disminución en la ingesta de sodio en los niños se asocia con una pequeña pero significativa reducción de la presión arterial.

RECOMENDACIONES
Para disminuir la ingesta de sodio es necesario reducir significativamente el consumo de pan y galletitas, así como limitar el consumo de enlatados, embutidos y snacks, ya que estos alimentos son los que más sodio aportan a la dieta; incluso el agua tiene sodio, aunque en menor proporción.

Algunos autores señalan que modestas reducciones de la sal de la dieta colaboran en la disminución de la presión arterial y del riesgo cardiovascular.

El Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) elaboró una serie de recomendaciones para disminuir la ingesta de sodio en los niños, entre las cuales se incluye:

1. Leer las etiquetas de los alimentos, comparar la cantidad de sodio en los diferentes productos y luego elegir las opciones más bajas en sodio.

2. Elegir alimentos envasados etiquetados como "bajo en sodio" o "sin sal añadida".

3. Seleccionar frutas y verduras frescas.

4. Al cocinar, utilizar alternativas para reemplazar o reducir la cantidad de sal, tales como ajo, cebolla en polvo, jugo de cítricos o condimentos sin sal.

5. No agregar sal a la comida.

6. Consumir comidas rápidas (hamburguesas, pollo frito, pizza) solo de forma ocasional.

Vale la pena destacar que la preferencia de los niños por el sodio está determinada por la exposición a la dieta, por lo que cuanto menos sodio consuman los niños, menos desearán. Por este motivo, es importante comenzar a reducir la ingesta de sodio desde edades tempranas.

Dr. Luis Alberto Pompozzi
Médico pediatra especialista en hipertensión arterial del Hospital de Pediatría Juan P. Garrahan
NOTICIAS DE INTERÉS
OPCIONES
COMPARTIR
TRANSFERIR
Escanea el código QR con tu móvil para visualizar la noticia.

Ampliar
WeekON Publicaciones WeekON Publicaciones
Korner Café
WeekON Publicaciones
Asoc. Cultural Mariano Moreno
WeekON Publicaciones
Olivia Pizza y Empanadas Bernal