Martes, 16 octubre 2018
  • Clima
    19° C
  • Clima
    19° C
FUE 2 A 0 EN EL CENTENARIO
11/02/2018
Quilmes jugó un muy mal partido y perdió como local con Flandria
Quilmes jugó un muy mal partido y perdió como local con Flandria
El Cervecero cayó ayer como local por 2 a 0 ante Flandria, por la decimocuarta fecha del campeonato 2017/2018 de la Primera "B" Nacional. Los dirigidos por Mario Sciacqua jugaron muy mal y se hunden en la tabla del descenso.
Fue la derrota menos pensada. Porque después de la buena actuación ante Agropecuario en la fecha pasada, la expectativa para que Quilmes venciera al golpeado Flandria, uno de los peores equipos del torneo, era grande. Sin embargo, ayer en el Estadio Centenario, se cometieron errores groseros y la visita se llevó tres puntos de oro en la pelea por no descender.
El partido comenzó con Quilmes decidido a ser protagonista, metía a su rival en su campo y lo asediaba por derecha y por izquierda. Al minuto llegó con claridad, con un centro pasado desde la izquierda de Federico Álvarez, la bajó al medio Román Strada en el segundo palo, Miguel Caneo le dio de bolea y el arquero Mauro Ruggiero la encontró. De a poco Flandria fue saliendo, y a los 5 minutos llegó, cuando tras un corner de la izquierda, cabeceó en el segundo palo Diego Sosa y sobre la línea despejó de cabeza Jonatan Torres. Y en la jugada siguiente, a los 7, el juez vio un agarrón de Tobías Albarracín en el área a Luciano Pons, que se escapaba tras una buena habilitación, y sancionó penal. Lo remató a los 8 Sebastián Matos fuerte al palo izquierdo y puso el 1 a 0. Baldazo de agua fría para un Quilmes que había arrancado mejor que su rival. Con ese gol, todo comenzó a ser nerviosismo e imprecisión ante un rival que se cerraba y apostaba a la contra. Cada minuto que pasaba prolongaba el desconcierto en un Cervecero desorientado ante un adversario que aprovechaba esto, que se hacía con la pelota y lo buscaba para aumentar. No hubo situaciones de peligro para ninguno de los dos en lo que quedó de tiempo y así se fue la primera etapa. El triunfo visitante era hasta ahí exagerado, en un partido que debía ser empate.

Cambios que no modificaron nada
En la segunda mitad, Alex Silva salió a la cancha por Jonatan Torres buscando un cambio de aire en ataque. Sin embargo, Quilmes seguía sin encontrar los caminos, sin claridad ni profundidad. Y a los 9 minutos, en una contra, la visita aprovechó un error y aumentó. Pase largo, la corrió Tobías Albarracín apurado por Luciano Pons, el defensor tocó corto el pase atrás, Pons anticipó a Emanuel Trípodi y definió abajo y suave para poner el 2 a 0. Flandria aumentaba gracias a un regalito y hundía mucho más a Quilmes en su mediocridad. Leandro González entró a los 11 por Román Strada y de a poco El Cervecero se iba metiendo en campo rival a fuerza de ganas, dejando espacios atrás, expuesto para la contra del rival. Y a los 21, Quilmes llegó claro, cuando Augusto Max metió un centro bajo, el defensor Diego Sosa intentó despejar, remató en contra de su valla y la pelota pegó en el palo izquierdo. De contra tras esa jugada, Diego Medina enganchó en el área cervecera, le dio y tapó Trípodi. A los 27 ingresó Nicolás Castro en reemplazo de Federico Álvarez y el equipo terminó defendiendo con tres. En el último cuarto de hora Quilmes fue una y otra vez pero sin ideas ni claridad, y le facilitó las cosas a un Flandria ordenado que esperaba a que se terminara el encuentro. Así pasó el tiempo hasta que el juez pitó en final.

TOCO FONDO
La derrota terminó siendo justa. Porque después de que Quilmes empezara bien en el primer tiempo, después del gol de Flandria cayó en el desorden y la falta de ideas. Así y todo no era tan superado y la primera etapa se fue con una derrota que bien podía ser empate. Pero en la segunda mitad, a pesar de los cambios que hizo el DT Mario Sciacqua, el equipo se fue desesperando, entró en una nebulosa peor que en el primer tiempo ante un rival que fue inteligente, que se cerró y que lo terminó ganando de contra. 
Derrota durísima, impensada y preocupante. Porque Quilmes se sigue hundiendo en la tabla del descenso, está muy lejos de la punta y lejos del reducido, y suma ya nueve partidos sin ganar. Una caída que tiene que servir como cachetazo para sacudir la modorra, como llamado de atención para despertar, porque lo que parecía una utopía de los más pesimistas, pelear el descenso de manera verdadera y traumática, se está comenzando a convertir en una realidad.







 
NOTICIAS DE INTERÉS
OPCIONES
COMPARTIR
TRANSFERIR
Escanea el código QR con tu móvil para visualizar la noticia.

Ampliar
WeekON Publicaciones WeekON Publicaciones
La Casa de los Mil Repuestos
WeekON Publicaciones
Freddo
WeekON Publicaciones
Heladeria Vittoria